El yo es una construcción ficticia y cambiante que se difumina en una multitud de identidades latentes.